¿Por qué fracasan algunos rituales de amor?

Los amarres de amor son sin duda uno de los aspectos más conocidos del esoterismo, muy a menudo cuando alguien decide pedir ayuda esotérica experta no es tanto por curiosidad sino más por necesidad, buscando una solución a los problemas de su vida. Y, uno de los problemas más comunes es sin duda el que concierne a los temas del corazón.

En realidad, en el mundo mágico, el amor es sin duda uno de los sentimientos más fuertes y poderosos. La palabra amor no solo abarca ese sentimiento bello y puro que une a dos personas, sino  que a menudo, es un sentimiento ambiguo entre el odio, el cariño, la pasión y los celos.

Lo primero que hay que señalar de los amarres de amor es que no son determinantes, es decir, no resuelven un problema si una de las partes ya no tiene sentimientos por la otra persona, en realidad, si se usan de forma incorrecta podrían empeorar la situación. Ciertamente, esta clase de hechizos están indicados para asegurar la fidelidad, aumentar la pasión, reducir las peleas o alimentar un amor casi extinguido.

Pero la verdad es que no ponen fin a las disputas si ya son persistentes. Además, incluso el ritual de amor más poderoso no garantiza un resultado continuo si el amor, una vez que se tiene, no se cuida y se nutre todos los días. En resumen, un amarre de amor podría no funcionar por dos razones:

La persona se ve “obligada” a estar contigo

Si una persona que no tenía sentimientos por ti se ve ‘obligada’ a permanecer contigo, el círculo de energía que se crea no tiene nada que ver con el amor. Entonces, si tienes ansiedades al respecto, o la otra persona se siente insatisfecha, el amarre actúa como un círculo vicioso donde se concentran estas insatisfacciones y ansiedades.

Al no estar basado en el amor, se refuerzan una serie de negatividades que, aunque no dividan a la ‘pareja atada’, incapacitan a los dos individuos de diversas formas (psicológicas, emocionales, etc.). Este concepto es difícil de explicar pero está en la base no solo de la felicidad de cada persona, sino también de los rituales en general.

Desafortunadamente, la mayoría de los rituales esotéricos todavía se basan en objetivos fallidos a priori, cuando en cambio, con otro enfoque, podría traer resultados realmente positivos y duraderos. Por tanto, hay que (o se debe) seguir trabajando para restablecer un enérgico flujo de amor entre las dos personas, sin diversas ansiedades y problemas. Pero, encontrar un experto que esté dispuesto a trabajar sin cobrar un costo adicional para este propósito no es fácil.

El amarre no crea un vínculo amoroso real

Un amarre de amor sería mucho más efectivo si se centrara en el amor que se tienen las dos personas más que en crear un “vínculo de la nada”. Lo primero que se debe hacer cuando un cliente potencial recurre a un lanzador de hechizos, con ansiedades, desesperación y estados psicológicos similares, sería eliminar estos estados negativos y devolver al individuo el equilibrio emocional y la armonía psicofísica.

Esto favorece, a nivel de ‘física cuántica’, del ‘campo energético’, cualquier resultado positivo. Luego, la segunda fase sería la de crear una energía de amor dentro y alrededor del individuo que asegure la entrada del amor en su vida. Irónicamente, el objeto de deseo muy a menudo ‘regresa’ o ‘llega’ a la vida del ‘cliente’ precisamente porque ahora, re-armonizado y ‘lleno de amor’, actúa como una fuente magnética que atrae aún más amor de varias direcciones. A menos que el otro esté lleno de problemas, también habría que trabajar en él y esto complicaría el ritual.

Si te preguntas si los amarres de amor funcionan, la verdad es que tienen más posibilidades de éxito si actúan sobre una pareja que ya está enamorada pero que, para alguna razón «insignificante», se sienten inseguros o reacios a estar juntos. O si dos personas están enamoradas pero, por diversas razones, no quieren o no pueden estar juntos.

El amarre de amor tradicional funciona bien si lo hacen practicantes esotéricos expertos para asegurar la fidelidad, asumiendo que existe un amor preexistente en la pareja. Hay algunos operadores capaces de asegurarse de que el otro sea fiel y permanezca a su lado, quizás después de algún trabajo, pero si no crear ‘amor’ el vínculo fallará como se ha explicado al principio, y será trabajo del cliente, crear y recrear el amor con la persona deseada. Póngase en contacto con Alicia Collado si ha decidido confiar en un profesional de esta índole. Su situación será analizada y se le dará un plan de trabajo personalizado que podrá aceptar o rechazar. Nunca se le impondrá nada porque Alicia está disponible para ayudar y asesorar a las parejas.